Conflicto: se abrió una puerta para encontrar la mejor solución

189

(27/12/18) Se realizó este jueves la quinta audiencia y el fin del conflicto puede quedar sellado este viernes 28 cuando vuelvan a reunirse a las 13 en la Delegación Regional del Ministerio de Trabajo los dirigentes del sindicato ceramista y los representantes de Cerro Negro con el funcionario Javier Orsi. La lista inicial de 40 bajó a 21, porque 19 acordaron irse de la empresa cobrando la indeminización. De esos 21 hay 7 en una lista que quieren echar y si acuerdan sus despidos serían reincorporados los otros 14. SOECO está negociando la mejor solución ante Salvi Owens y el Dr. Carlos María Alem, quienes quieren echar trabajadores. Hoy, la cifra de despedidos podría quedar en dos o tres. El dirigente Pedro Garay les explicó la situación a los trabajadores de la empresa Cerro Negro luego de la reunión. Los trabajadores ceramistas hicieron “el aguante” en la calle, con bombos y banderas de SOECO.

(27/12/18) Este jueves 27 quedó marcado por una durísima lucha entre los dirigentes del Sindicato de Obreros y Empleados Ceramistas de Olavarría, encabezado por su secretario general Pedro Garay acompañado por los demás dirigentes del sindicato (entre los que se encontraban Marcelo Citati, Javier Damiano y Gustavo Bustamante, entre otros), más el doctor Juan Sánchez (por la Casa del Trabajador) y los representantes de la empresa Cerro Negro, luego de que esta decidiera hace poco más de un mes dejar cesantes a 40 trabajadores.

La de hoy fue la quinta audiencia que ambas partes llevan a cabo en la Delegación Regional del Ministerio de Trabajo con sede en Olavarría, estando presente también –obviamente- el delegado regional Javier Orsi, mientras que alrededor de treinta trabajadores afiliados a SOECO y empleados de las plantas Cerro Negro y Losa esperaban afuera del edificio público, acompañando con bombos, tambores y banderas a sus dirigentes que puertas adentro estaban entablando una durísima lucha con los representantes de la empresa (Leonardo Salvi Owens y el abogado Carlos María Alem), quienes se mantenían muy firmes en la postura de dejar cesantes, es decir echar, a 40 trabajadores en este conflicto que lleva más de 30 días. Asimismo, los ceramistas recibieron el respaldo del sindicato amigo de AOMA, ya que concurrieron el secretario general Alejandro Santillán junto con el adjunto Pablo Teixeira y también el dirigente José Negrete, mientras que también se lo vio a Guillermo Diorio (prensa de los municipales).

La audiencia estaba pactada para las 12, pero finalmente todos ingresaron a las 12.20. Allí subieron las escaleras para encontrarse con Orsi el secretario general Pedro Garay, los dirigentes de SOECO, Juan Sánchez y trabajadores afectados por esta decisión empresarial, más Salvi Owens y Alem. En tanto Juan Ricaud, otro de los dirigentes sindicales ceramistas, se mantuvo abajo con los trabajadores y también en el hall de la Delegación y se lo vio hablando con Alejandro Santillán.

Mientras tanto, la policía procedió a cortar el tránsito en Lamadrid y Coronel Suárez, ya que los trabajadores coparon la calle para estar allí cantando, tocando el bombo y los tambores, mostrando seis banderas del gremio, y gritando varias veces “El Soeco unido, jamás será vencido”. No pararon en absoluto, salvo un par de veces porque pasaba caminando alguna pareja con un bebé; después, el apoyo se mantuvo firme con la dirigencia sindical. A las 13.50 le hicieron señas a la policía que la reunión había finalizado y entonces los cuatro efectivos apostados en esa esquina habilitaron el tránsito.

Las charlas fueron durísimas y duraron más de una hora y media, ya que los representantes de Cerro Negro bajaron de la oficina de Orsi a las 13.45 y se retiraron rápidamente, y diez minutos después (precisamente a las 13.55) salieron los dirigentes sindicales, quienes se reunieron en la vereda y allí mismo hablaron con los trabajadores para contarles qué se había decidido en esos 90 minutos de arduas negociaciones.

La “lista negra” con nombres de 7 trabajadores

Hay que aclarar que de los 40 trabajadores que inicialmente Cerro Negro había decidido echar, 19 aceptaron esa medida y se alejaron de la empresa cobrando la correspondiente indemnización ya que les convenía dejar ese trabajo ya que en su mayoría tienen emprendimientos laborales privados. De tal manera quedaban 21 en la “lista negra” para ser echados por Cerro Negro, medida que Salvi Owens y Carlos María Alem defendían a rajatabla desde un principio, en tanto que la dirigencia sindical también mantenía muy firme su postura de reubicar a todos los trabajadores, “ya que eso es totalmente posible y factible, porque sabemos que hay muchos puestos de trabajo que pueden ser ocupados, tanto en Cerro Negro como en Losa”, había dicho en la semana Pedro Garay, el conductor ceramista.

De esos 21 que están en esa lista, hay 7 que sí o sí la empresa quiere echar. “Si arreglamos los despidos de esos siete, no habría problemas para reincorporar a los otros 14”. Esa fue la postura de Cerro Negro con la que presiona al gremio, y la que –de alguna manera- puede originar conflictos entre los mismos trabajadores, ya que esos 7 (que tienen nombre y apellido, cuya lista sería entregada hoy al Ministerio de Trabajo, último día para llegar a la solución del conflicto) fueron los “apuntados” por la empresa para dejar de trabajar.

En este tema SOECO sostiene que la empresa tiene en cuenta nombres y no puestos de trabajo. Porque confeccionó una lista de los 7 trabajadores que pretende dejar cesantes, mientras que el sindicato considera que no debería ponerles nombres a esos siete lugares, y sí considerar puestos de trabajo.

Es que por afuera de esa lista (de los 21 inclusive) hay trabajadores que quieren irse de la empresa, cobrar la indemnización correspondiente, y a otra cosa. Por lo que la negociación de hoy apunta a ese tema: SOECO quiere que dentro de los 7, se tengan en cuenta a tres o cuatro trabajadores, o cinco quizá, que quieren irse ya misma.

De esa manera, los afectados directamente por la decisión empresarial serían solamente dos, o cuando mucho tres. Entonces este vernes, cuando vuelvan a reunirse ambas partes desde las 13 horas en la Delegación Regional del Ministerio de Trabajo junto con el delegado Javier Orsi (quien entendió perfectamente la postura de SOECO y la apoya totalmente), quizá se encuentre una solución. Si Cerro Negro deja de lado esa postura inflexible y modifica eso de tener en cuenta “nombres” y no “puestos de trabajo”, entonces las dos partes se acercarían muchísimo para encontrar una solución al conflicto.

Si no hay solución, entonces a partir del 2 de enero Cerro Negro puede retrotraer su decisión y dejaría cesantes a 21 trabajadores (sería una medida mucho más dura, obviamente), pero también el SOECO –apoyado por muchos gremios de Olavarría, que ya le manifestaron que estarán a su lado en las medidas de acción directa que desee emplear- seguramente actuará de una manera más firme y podría hacer un paro general de actividades, lo que –por supuesto- a la empresa la perjudica enormemente desde el punto de vista económico, ya que si es por tiempo indeterminado sus pérdidas serían millonarias.

Desde SOECO quieren dialogar y llegar a un acuerdo. La postura que ha presentado ante el delegado Javier Orsi (que la considera viable y factible, acorde con la situación) es sumamente entendible, aunque desde la empresa tanto Salvi Owens como el abogado Carlos María Alem amenazan con echar gente, dejando en la calle a 21 familias sin trabajo. De cualquier manera, la puerta está entreabierta, se determinó un nuevo cuarto intermedio y ahora hay una luz de esperanza para que la mejor solución pueda encontrarse este viernes 28, en que se hará la sexta audiencia. Poco después de las 14 se conocerá el desenlace.

(Nota publicada en diario EL POPULAR)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta