El drama de ocho trabajadores ceramistas que no tienen cobertura médica

289

(23/6/19) “Queremos denunciar públicamente el abandono de persona que nos hace la obra social OSCE, que pertenece a la Federación de Obreros Ceramistas de la República Argentina (FOCRA), y la empresa Canteras Cerro Negro”, comenzaron contaron siete de los ocho prejubilados ceramistas olavarrienses quienes se sienten estafados ante esta situación.

En 2018 Cerro Negro ofreció prejubilaciones a todos aquellos empleados que deseaban retirarse en forma voluntaria. “Una de las condiciones para todos nosotros al retirarnos, en carácter de prejubilados, es que era indispensable seguir teniendo obra social. Así fue como la empresas Cerro Negro hizo un acuerdo con OSCE para brindarnos prestaciones (el acuerdo y las condiciones las puso la obra social). El mismo consistía en que la empresa debía aportar a OSCE un porcentaje de dinero que saldría de la cuota pactada entre el trabajador y la empresa para su prejubilación, y ésta la cobraría hasta el día de su retiro. Y la empresa aceptó la propuesta”, continuaron contando.

Pero hay ocho casos puntuales en los que no están recibiendo, en absoluto, la cobertura correspondiente y eso es un grave problema para todos ellos, pero hay que encontrarle una solución urgente. Los ocho trabajadores perjudicados son Pablo Koziel, Gustavo Cartolano, Fabio Sos, José Strano, Juan Jorge Alcobedo, Hugo Mari, Roberto Agüero y Horacio Damanins, todos trabajadores ceramistas desde hace más de 30 años. Tres de ellos tenían como obra social a Osecac (de Empleados de Comercio), otros cuatro tenían OSPE (Petroleros) y el restante la cobertura de Smata. Es así que la empresa les da la opción de quedarse con ese porcentaje al trabajador para que él mismo opte por ir a una prepaga (lo que no era muy conveniente por el incremento que sufren año tras año con la inflación) o llevarle la propuesta a OSCE (que es lo mismo que Focra, ya que es la obra social de la Federación nacional ceramista), ya que es una de las obras sociales que acepta adherentes y jubilados. OSCE aceptó la propuesta e incorporó estos ocho acuerdos.

De tal manera, a los 24 días de agosto de 2018 se firmó uno de los primeros acuerdos entre la obra social ceramista y la empresa Canteras Cerro Negro para brindarles prestaciones a los trabajadores prejubilados. A partir de ahí, a medida que iban llegando los acuerdos -donde decía que iban a tener cobertura médica a cambio de ese porcentaje que la empresa le aportaría a OSCE- que los trabajadores firmaron en forma individual con la pauta antes mencionada. Cabe señalar que ningún trabajador se retiró prejubilado sin tener antes firmado el acuerdo entre OSCE y Cerro Negro. Pero el problema se originó enseguida, por lo que actualmente todos ellos están sin cobertura médica, justamente en una edad en la que aparecen problemas de salud. Es decir, están totalmente desemparados. Esto fue lo que dijeron los trabajadores ceramistas:

Gustavo Cartolano: “Yo me fui en noviembre de 2016 de la empresa. Durante los primeros tres meses tuve Osecac, que eso es por ley, y en 2017/2018 me atendieron ya por OSCE en varias oportunidades. Eso es lo más llamativo. No hace mucho fui a pedir una orden y me dijeron que no estoy empadronado, mientras que la obra social sigue recibiendo mi dinero que le aporta la empresa para darme prestaciones. La solución que me daban es que lleve a mi esposa a la obra social ceramista, pero mi señora tiene PAMI. Eso fue lo que me dijo Miguel Vales, quien es el que está a cargo de la obra social en Olavarría. Mi pregunta es dónde está mi dinero?. Ahora, según Vales, al dinero lo reciben todos los meses y lo tiene guardado. Realmente, no lo entiendo”.

Fabio Sos: “Mi caso es similar. Fui en varias oportunidades a la obra social y me pelotean, me dijeron que tenía que ir a hablar a Buenos Aires. El viernes 21 me llamó Miguel Vales y me dijo que tengo que esperar un año, y por lo que entendí no nos van a poner en la obra social. Estoy cansado de las idas y vueltas, y de que mi dinero no se utilice para darme la prestación”.

José Strano: “Al momento de prejubilarme estaba en OSPE. Previo arreglo con la fábrica volvíamos todos a Focra, que nos aceptaba. Ahora me siento estafado, tanto por la obra social como por Cerro Negro, ya que estoy sin cobertura. Yo aporté 38 años a la obra social”.

Juan Alcobedo: “Yo estuve muchos años en Smata. Esperé a que se hiciera el arreglo con una obra social y quisieron que fuera la de Focra. Tuve cobertura de Smata hasta noviembre y ese mes me desvinculó automáticamente de su padrón porque comenzaba con OSCE. Pero tampoco ahora tengo cobertura, ni yo ni mi señora, y tuve que pagar visitas médicas y tratamiento odontológico. Me siento estafado, porque estoy aportando ese 9 por ciento de mi salario y no tengo cobertura médica”.

Hugo Mari: “Yo aporté a Focra durante 36 años y me pasé a OSPE (Petroleros). Después de tres meses quedé sin obra social automáticamente, porque llevé la baja a OSCE y nos dijeron que no servía esa baja, así que me dejaron sin obra social. Ahora tengo que hacerme un estudio que me cuesta 7 mil pesos, así como los prequirúrgicos más la internación por un día, y estoy totalmente desamparado”.

Roberto Agüero: “Yo estaba en Osecac y también me había pasado a OSPE (Petroleros). Firmé un acuerdo como todos, con la empresa, para que me dé obra social. Y ahora me entero que no engo cobertura. He tenido que pagar consultas médicas porque no tengo el servicio”.

Horacio Damanins: “El mío es el mismo caso que todos ellos. Estaba en OSPE (Petroleros) y llegado el momento en que me dieron la baja, luego de firmar el acuerdo con Cerro Negro, cuando fui a buscar el servicio de la obra social me dijeron que no tenía cobertura. Me lo dijo Vales. Llevé la baja a OSPE, me dijo que eso era irregular, así que también estoy sin obra social”.

Había un compromiso de la empresa para brindar la obra social a los prejubilados. Inclusive, un contrato firmado con OSCE (la obra social de la Federación). Nada parecía estar fuera de lugar, pero ahora todos ellos se sienten estafados porque la obra social no les brinda ninguna cobertura médica en un momento de sus vidas en la que más se la necesita. Para todos, esta situación fue realmente sorpresiva porque no esperaban quedar totalmente desamparados.

Por lo tanto fueron hasta el Sindicato ceramista (Soeco) para encontrar una solución, para que los ayudara SOECO en esta difícil situación. El sindicato, vale aclarar, participó, asesoró y buscó hacer la mejor negociación para el trabajador, ya que no dejaba que nadie se vaya prejubilado sin tener la obra social, por lo que los obreros comenzaron a firmar los acuerdos de prejubilaciones a partir del 30 de agosto.

Esta situación fue denunciada por cada trabajador en forma individual en la Superintendencia del Servicio de la Salud, en Capital Federal. Viajaron todos juntos y se presentaron en febrero pasado y en mayo salió la resolución de la mencionada Superintendencia a favor de cada trabajador, lo que ratifica lo que ahora están reclamando, por lo que le tienen que dar cobertura médica de manera inmediata. Pero una semana más tarde de conocerse dicho dictamen llegó al apelación de la obra social ceramista, por lo que ahora se está esperando la nueva decisión de la Superintendencia de la Salud. Obviamente, los tiempos de ésta son lentos y los ocho trabajadores tienen una enorme urgencia que es contar con el respaldo de una obra social, porque los problemas de salud aparecen en cualquier momento y hoy por hoy están desamparados.

En síntesis, todos ellos se sienten estafados. E inclusive consideran que existe abandono de persona y hasta sospechan de una posible connivencia entre la empresa y la Federación. Cabe señalar que tanto Losa como Cerro Negro han constatado fehacientemente, con copia, los registros de sus aportes a la obra social. Pero lo peor es que no tienen cobertura, lo que se transforma en un tema realmente grave.

Respecto de la posición de Soeco (del gremio ceramista), su dirigencia señaló que “han salido a decir algunos medios que el Sindicato dejó sin cobertura médica a sus trabajadores. Pero todos saben que la responsabilidad es absolutamente de la Federación, que es la que maneja la obra social. Y la empresa Cerro Negro de alguna manera también es responsable de este abandono. Acá hay trabajadores que hace casi cuarenta años que aportaron a la Focra y hoy los deja desamparados. Esto es muy grave”.

“Los afiliados vinieron a nuestra sede -siguieron diciendo desde Soeco- a presentar su problema y, por supuesto, los escuchamos y los ayudamos en todo. No los dejaremos solos. Pero hay gente que se tiene que hacer cargo de este problema, no pueden abandonarlos a la suerte de Dios, porque no hay palabras ya para justiciar esta actitud que perjudica a los trabajadores. Cada vez estamos más convencidos de que Focra quería que se cierren las puertas de las fábricas en Olavarría para llevarse la incorporación tecnológica a otro lugar. Estos actos parecen confirmar que esa era su intención y hoy nos toca pagar las consecuencias de esa decisión que se tomó en una asamblea general extraordinaria, que fue resguardar nuestras fuentes de trabajo”.

(Nota publicada en Diario EL POPULAR, el domingo 23 de junio de 2019)

 

Dejar respuesta