Hoy, 30 de octubre, Día del Ceramista, en memoria de los desaparecidos

737

(30/10/20) Cada 30 de octubre se celebra el “Día del Ceramista”. Se eligió esta fecha para rendir homenaje a los 19 obreros de Lozadur desaparecidos/as, en su mayoría mujeres, en noviembre de 1977. Esa fábrica de Villa Adelina, cercana a la estación de Bulogne, tenía 1.000 obreros. Era conocida por su combatividad y su lucha no sólo contra la arbitrariedades de la patronal, sino también contra los dirigentes traidores: la burocracia sindical.

La combativa Lozadur era parte de un proceso de radicalización de la clase obrera que tiene puntos álgidos como el Cordobazo y el Vivorazo, que dieron a luz movimientos y agrupaciones combativas en distintos cordones industriales del país que buscaban organizarse de forma autónoma y democrática. Cobraban allí el mayor protagonismo las bases y las Asambleas, las Comisiones Internas y Cuerpos de Delegados que hasta llegaron a tener momentos de Coordinación interfabril.

La zona Norte del GBA, con su importante cordón fabril, fue parte importante de este proceso. Los trabajadores/as ceramistas trabajaban en condiciones completamente insalubres, con temperaturas mayores a 50º grados que provocaban casos de esterilidad y enfermedades respiratorias agudas porque las instalaciones no contaban con aspiradores del polvillo de arcilla, etc. Esta situación, junto a la connivencia de patrones y dirigentes sindicales, fue la “materia prima” para salir a luchar con el conjunto de los trabajadores.

PARTE DE UN PROCESO

En 1973 los trabajadores ceramistas tomaron la filial 2 de Villa Adelina en oposición a la burocracia sindical encabezada por Salar. Esto forzó a la Federación Ceramista (FOCRA) a convocar a elecciones en el sindicato zonal y ganó la lista de oposición (Marrón). Dos meses después Salar y “su gente” hicieron un “copamiento” para recuperarlo. Centenares de obreros ceramistas de fábricas de la zona fueron a solidarizarse. Asustados por la reacción Salar y sus hombres pidieron que hagan un cordón que garantice su seguridad para retirarse, cuando estos burócratas ya habían ingresado a sus vehículos, uno de esos matones disparó sobre Juan Carlos Baches , primer obrero ceramista asesinado (21/08/73).

Sucedieron varios conflictos durante el período, muchos de ellos triunfantes, y la Lista Marrón vuelve a ganar las elecciones en 1975 en la Filial Adelina, pero no es igual la situación política en 1973 (elecciones que dan vuelta al peronismo con Cámpora) que 1974 (Perón echa a los imberbes de la Plaza de Mayo) y que 1975 (con la Triple A dirigida desde el Gobierno). Comenzó así la represión hacia comisiones Internas y Cuerpos de Delegados, en especial hacia los integrantes de la Lista Marrón. En el sindicato de Villa Adelina se suscitaba un enfrentamiento entre peronistas de izquierda y de derecha.

Antes del Golpe El 13/02/1976 secuestran en su domicilio de Boulogne a Juan Pablo Lobos, delegado de Lozadur, quién aparece asesinado unas horas después de su secuestro en el Partido de Tigre. Asimismo, es detenido ilegalmente Segundo Figueroa, también obrero de Lozadur y militante sindical, a quien liberan luego de ser torturado. Figueroa volvió a ser secuestrado el 29/12/1976 en su domicilio y aún permanece desaparecido.

Con el Golpe de Estado de 1976 Buscando “disciplinar” a los obreros, la Federación quedó a cargo del Comandante de Gendarmería Milarck. Sin embargo, los trabajadores de Lozadur iniciaron un reclamo salarial. Dos de los operarios de la fábrica Pablo Villanueva (Partido Socialista de los Trabajadores, desaparecido el 3/11/77) y Rodríguez fueron citados al Ministerio de Trabajo y el Comandante Milarck les dijo que si no abandonaban sus reclamos serían encuadrados en la ley de Seguridad o el decreto 20.400 (Prohibían derecho de huelga y actividad sindical). La represión llegó con su saldo de asesinados, desaparecidos y perseguidos.

El 29/06/1976 secuestran a Francisco Juan Blatón, de 18 años de edad, trabajador de una fábrica de cerámica de Munro. El 14/11/1976 es secuestrado en la vía pública en Zona Norte Salvador Miguel Scarpato, militante de la JTP en el Sindicato Ceramista Filial 2 de Villa Adelina. Pancho, como lo conocían sus compañeros, permanece desaparecido y se desconoce las circunstancias de su detención.

El 27/10/1977 en la madrugada, Jorge Ozeldín es secuestrado en su domicilio Villa Adelina. Horas después un grupo de tareas ingresó a su lugar de trabajo, Cerámicas Cattáneo (“La Fama”) y secuestran a Juan Carlos Panizza, Faustino Romero y José Ponce, quienes continúan desaparecidos.

Entre la noche del 2 y la madrugada del 3/11/ 1977 se produce el secuestro de Felicidad Abadía Crespo, Dominga Abadía Crespo, Sofía Tomasa Cardozo, Elba María Puente Campo, Ismael Notaliberto, Francisco Palavecino y Ramón Pablo Villanueva, todos trabajadores de Porcelanas Lozadur. Los secuestros se realizaron en sus casas, en muchos casos en el marco de un gran despliegue de las fuerzas represivas. Todos continúan desaparecidos. FUENTE: Partido Socialista de Trabajadores Unificado (PSTU).

Dejar respuesta