“Hoy se ha reactivado el sector, pero durante la crisis no perdimos ningún puesto de trabajo”

232

(30/10/20) ENTREVISTA POR EL DIA DEL CERAMISTA. Pedro Garay (secretario general), Gustavo Bustamante (secretario gremial) y Javier Damiano (protesorero), tres dirigentes del Sindicato de Obreros y Empleados Ceramistas de Olavarría, contaron cómo se ha trabajado desde el SOECO en este año principalmente cuando las instituciones gremiales pasaron momentos difíciles ante la pandemia. En este día, que se celebra el Día del Trabajador Ceramista, los tres dirigentes resaltaron los esfuerzos económicos que permitieron continuar con los objetivos.

“En siete meses de pandemia la hemos pasado mal, pero lo más importante es que no hemos perdido ningún puesto de trabajo. Muchos sectores se perjudicaron, pero lo positivo y que rescatamos en este momento es que no perdimos ningún trabajador. Hoy se ha reactivado el sector, aunque antes del 19 de marzo pensábamos que todo se iba a parar porque la situación venía mal pero durante la pandemia todo se fue reactivando en lo que es cerámica. Todo lo que producen las fábricas, lo están vendiendo” comenzaron contando los dirigentes ceramistas.

¿Quizá la gente invirtió dinero en su vivienda y eso reactivó el mercado?

Sí. También vemos eso. Se ha reactivado un 100 por ciento la actividad ceramista. Se vende todo lo que se produce. Laboralmente estuvimos mal durante dos o tres meses cuando se pararon las plantas, pero no nos tocaron ni un solo trabajador. En ese lapso hubo conversaciones con las empresas, hubo diferencias, pero teníamos el objetivo claro de no perder puestos de trabajo y eso fue lo que pasó. Gremialmente, esos tres meses fueron malos ya que nos tuvimos que defender para que no nos quiten beneficios. Con este gobierno empezamos bien, pero luego llegó la pandemia, y había muchísimo material en stock porque las fábricas no sabían dónde ponerlo. Y empezó a venderse todo, quedó la playa vacía y eso refleja que hubo reactivación, ya que sacaron todos los ladrillos que tenían en stock, que eran alrededor de 70 mil toneladas, y eso que producen 19 mil, pero últimamente estaban vendiendo 24 mil por lo que no alcanzaba la producción para abastecer al mercado. Desde junio se vendió todo.

¿Tanto en Cerro Negro como en Losa?

No. En Losa tenemos el problema que está parada desde hace 15 meses. No sufrimos sólo con la pandemia sino también con una planta parada y con 40 trabajadores que van de Losa a Cerro Negro, los van rotando o hacen relevos de vacaciones. Pero aun así, se mantuvieron los puestos de trabajo lo que fue fundamental para SOECO.

¿Lo de Losa es una problemática de mercado, de costos?

Sí, porque los techos de tejas casi que han desaparecido. Pero no puede desaparecer la teja porque hay reparaciones, hay techos de teja a los que hay que darle respuesta a las roturas. Hay gente con mayor poder económico que hace su casa con ese tipo de techos. Desgraciadamente, la teja se produce menos y es un tema al que hay que buscarle una alternativa para reactivarlo. Para que las empresas puedan vender y los trabajadores mantengan sus puestos. En el mercado hay pocas fábricas: una de teja colonial en el norte y la teja francesa que hace Losa. Creo que debería resurgir. Pero hoy es un problema de costos, fundamentalmente.

¿El ladrillo es lo que más se usa desde hace tiempo?

Sí, aunque hubo que lamentar el cierre de fábricas en Tandil y en Azul, y en Mar del Plata estuvo cerrada un tiempo. Inclusive corrió una versión que decía que Cerro Negro no quiere vender ladrillos y no es así, sino que ya lo vendió todo. La producción de Cerro Negro no alcanza para abastecer el mercado. Se quejan de que no vende ladrillos, pero cuando había un stock muy grande mucha gente se iba a comprar a Tandil, quizá porque en otro lado tenían ciertos beneficios que pasaban por otro lado. Hasta el mismo Municipio iba a comprar a Tandil, pero nadie criticó esa actitud que no permite fortalecer a la industria de Olavarría, y después critican a la dirigencia y no es un problema de dirigentes, en absoluto. Esas empresas, como fue Cerro Negro La Providencia, de muchos años, si invierten en otro lado se reconvierten pero dejan 100 o 150 trabajadores afuera. Esto pasó en la industria cerámica. Cuando andaban bien, hubo que haber obligado a que invirtieran en la fábrica para no dejar trabajadores en la calle, y muchos quedaron a la vera del camino porque no se hizo una política para que la industria de la cerámica tuviera la obligación de reinvertir en su actividad.

¿Cómo se bancó el SOECO esos meses de crisis?

Ese período de casi tres meses fue terrible, lo sufrimos, a tal punto que el Sindicato no recibió aportes. Pero nunca dejamos de darle respuestas a cada uno de nuestros afiliados. Siempre estuvimos para apoyarlos y ayudarlos en las distintas necesidades que tenían e inclusive les dimos apoyo económico en situaciones especiales. Y a la gente, a los trabajadores, les agradecemos profundamente el apoyo que nos dio en ese momento y siempre, en realidad. Aunque hemos recibido alguna crítica, como pasa en todos lados pero sabemos de dónde vienen, pero rescatamos el apoyo de nuestra gente, de los ceramistas de ley que nos respaldaron gremialmente.

¿En el medio hubo paritarias y cómo les fue?

Para nosotros el tema paritarias es malo desde hace dos o tres años. Con las cámaras la que discute las paritarias es la Federación, obviamente, ya que como sindicato no tenemos incidencia. La 18/19 fue casi en negro, por primera vez empezamos a aflojar en los derechos que nos corresponden, y la 19/20 aun no la hemos terminado y llegamos al 45,7 por ciento, pero a paritarias recontra vencidas. Empezamos en mayo de 2019 y terminaremos de cobrar ese porcentaje en noviembre de 2020. Ha perjudicado muchísimo a los trabajadores, ya que viene por detrás del costo de vida y se ha perdido, según el sueldo de cada uno, entre 60 y 100 mil pesos. La paritaria que se abrió en mayo de 2020, recién vamos a cobrar el 7 por ciento en diciembre, por lo que quedamos muy lejos de todo y esa diferencia económica no las recuperamos más.

¿A nivel local, al menos, lograron un avance con los bonos?

Sí, al menos como sindicato pudimos pelear un bono de 10 mil pesos que se pagó en dos veces, 6 mil en agosto y 4 mil en septiembre. Y ahora estamos gestionando un nuevo bono, de 12 mil pesos, y esperamos cerrar el acuerdo con la empresa pero todavía estamos dialogando y negociando, por lo que esperamos que se cierre cuanto antes. Es que siempre tratamos de luchar por el bien de los trabajadores, aunque sea ese bono que significa cierto paliativo para el bolsillo de los afiliados. Por eso también, en este día tan especial para todos los ceramistas, les mandamos un saludo y un fuerte abrazo a todos los trabajadores afiliados, y les pedimos que sigamos manteniéndonos unidos, porque es la única manera de seguir luchando para hacer respetar nuestros derechos y todo lo que hemos conseguido juntos.

LA FARMACIA Y LA NUEVA SEDE, UN VIEJO ANHELO QUE SE HIZO REALIDAD

Debido a la pandemia, fue imposible realizar la inauguración oficial de la farmacia y la reinauguración de la sede que el Sindicato de Obreros y Empleados Ceramistas tiene en la calle Coronel Suárez 2228. Por supuesto, a principio de marzo llegó la habilitación correspondiente y de esa manera la farmacia pudo comenzar a funcionar, para bien de todos los afiliados ceramistas.

Así que no deja de ser un gran orgullo para el SOECO esta obra que llevó casi dos años y muchísimo dinero invertido para que en el mismo edificio donde funcionaba la sede, se construyó la farmacia y se refaccionó todo lo que estaba, por lo que se hizo una obra totalmente nueva.

Mientras se llevó a cabo la obra, el Sindicato funcionó en sus otras instalaciones ubicadas en Lamadrid 2539, donde están el amplio salón de fiestas y demás oficinas, que se adaptaron totalmente a las necesidades que tuvo el SOECO en ese momento.

“Fue un año y medio aproximadamente, quizá un poquito más, y si bien no se pudo realizar la inauguración como queríamos, al menos logramos la habilitación. Ese era el anhelo de Pedro (Garay) de tener una farmacia propia, y felizmente lo pudimos cumplir”, dijo Gustavo Bustamante.

“El edificio se hizo totalmente nuevo, desde el piso al techo y desde la entrada hasta el patio. Quedó un edificio hermoso donde funciona el Sindicato y la farmacia, por lo que ahora podemos disfrutar plenamente de esta gran obra”, agregó Bustamante.

PESE A LA CRISIS, IGUAL SE ENTREGARON BENEFICIOS: UTILES ESCOLARES, GUARDAPOLVOS Y BECAS A LOS HIJOS DE LOS AFILIADOS

“A pesar de los problemas económicos que trajo la pandemia, para todos obviamente, desde el Sindicato también sentimos muy fuerte esa crisis pero no dejamos de brindar beneficios a nuestros afiliados. En marzo les dimos kits de útiles escolares a los hijos de los trabajadores ceramistas que concurren al nivel Primario, también dimos las becas anuales –en un solo pago- para los chicos que concurren al nivel Secundario y también las becas para los estudiantes, hijos de afiliados, que están cursando carreras terciarias o universitarias. Este último pago se concretó a partir de septiembre y es hasta diciembre. Fueron 82 becas, 30 para los que cursan carreras universitarias y 52 para los que van al secundario, información que se puede encontrar en nuestra página web, www.soecoolavarria.com.ar”, explicó Javier Damiano.

“También entregamos vouchers para los chicos que van al jardín de infantes y guardapolvos para los alumnos de jardín y escuela primaria, así como vouchers para aquellos que van a escuelas privadas y necesitaban uniformes. La cuota anual del secundario y las becas recién las pudimos pagar ahora, pero es entendible debido a la crisis que sufrimos todos y el SOECO no estuvo ajeno, pero dimos respuesta a los chicos que están estudiando” agregó el dirigente ceramista.

“También les brindamos ayuda económica a algunos trabajadores en situaciones especiales que hubo que atender desde el Sindicato, ya que la pasaron muy mal entre marzo y abril. Lo bueno es que los beneficios no se perdieron, ya que hicimos un esfuerzo muy grande y los entregamos, lo que nos dejó muy contentos como dirigentes. Lo único es que este año no se pudo realizar el almuerzo, tan tradicional, que se lleva a cabo cada año para celebrar nuestro día, pero la situación obliga a cuidarnos más que nunca” terminó diciendo Javier Damiano.

(Nota publicada por Diario El Popular, este viernes 30 de octubre de 2020)

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta