Así se gestó, desarrolló y concretó la gran obra de la sede de la calle Lamadrid

100

(9/4/22) El Sindicato de Obreros y Empleados Ceramistas de Olavarría (SOECO) encaró una nueva obra con toda la responsabilidad y eficiencia para refaccionar la sede de la calle Lamadrid 2539 y así brindarle mejores comodidades a los trabajadores ceramistas. Es que si bien la fachada fue el arreglo más importante y el que más impacta, también se han modificado algunos sectores en el interior.

Es decir, se realizó un trabajo que marca una continuidad de esta dirigencia flamante (con el secretario general Gustavo Bustamente), que sigue los pasos de la anterior (que conducía Pedro Agustín Garay, histórico dirigente ceramista que si bien decidió jubilarse siempre está cerca para brindar un consejo), y esa continuidad queda reflejada porque primeramente se hizo la gran obra en la sede de la calle Coronel Suárez 2228, donde desde hace tiempo funcionan la sede sindical y la farmacia, obra que es un verdadero orgullo para todos los ceramistas, y cuando decimos todos significa decir dirigentes, delegados y trabajadores. AL FINAL, GALERIA FOTOGRAFICA –PASO A PASO- DE LA OBRA DE LA SEDE.

En tanto que se estuvo mejorando notablemente el salón de fiestas, ubicado en el primer piso, para que los eventos que allí se realicen (cumpleaños, casamientos, etc.) tengan lo mejor en cuanto a comodidad y a lo operativo, que sea funcional, y que además esté renovado y muy bonito para que se encuentre acorde a estos tiempos. Además, es una sede que representa totalmente a los trabajadores ceramistas, porque es también algo que nos pone orgullosos. Importante destacar: se logró con el aporte de los afiliados.

Pero como la fachada indudablemente ha cambiado notablemente y más allá de la gran responsabilidad de la dirigencia ceramista, que siente el respaldo permanente de todos los trabajadores caso contrario hubiese sido imposible afrontar este tipo de emprendimiento. Aunque profesionalmente quien tuvo a su cargo la dirección general de la obra fue la arquitecta Cynthia Martínez -junto con su socia, la también arquitecta Mariana Ottonelli- quien explicó el objetivo de ese cambio y cómo se fue gestando hasta dejar una nueva y hermosa imagen de la sede de la calle Lamadrid, en un trabajo que llevó alrededor de siete meses.

“Hicimos una revalorización de la fachada que estaba bastante venida a menos, así enseguida se nos empezaron a presentar diferentes ideas. Queríamos dar una imagen que represente no sólo al sindicato sino a los trabajadores ceramistas, el objetivo era emponderar la fachada. Entonces decidimos que más que recargada debía ser algo sobrio y lo que caracteriza al sindicato ceramista es esa pantalla roja. La idea, en esto, es que trabajan con patrones de revestimientos desde 1,20 metro, o bien 60 x 60, diferentes medidas, así que quisimos reflejar en gigantografías esos módulos y acompañarlos con unas franjas de luces, siempre trabajando en forma vertical como para demarcar un sentido, algo lineal, algo de producción” comenzó explicando la arquitecta Martínez.

“Se puede ver que en la entrada principal hay una raja (es un rehundido, en realidad) donde la idea era que simbolizara una trayectoria en el tiempo. También trabajamos un poco con los colores, ya que nos pareció bien elegir un color neutro en la mayoría de la fachada y que resaltara esa pantalla, con diferentes modulaciones, utilizando los tonos del bizcocho cerámico que es el que los trabajadores de este gremio utilizan en la fábrica”, agregó Cynthia.

“En cuanto a la sigla SOECO, también está presente en forma similar a la sede de la calle Coronel Suárez. Primero, para unificar a ambas sedes y también para que resalte notablemente el nombre del sindicato en la fachada. En cuanto a la vereda, que tiene plantas, fue una decisión súper acertada porque el que estaba anteriormente no era un revestimiento homologado para poder dejarlo. El revestimiento de las veredas deben ser sí o sí homologados, así que le hicimos la propuesta de cambiarlo”, agregó para continuar explicando cuáles fueron las modificaciones de obra realizadas, con un proyecto novedoso, atractivo, moderno y que se adecua perfectamente a estos tiempos.

“También enmarcamos con diferentes tonos el acceso de la entrada principal y la entrada al garaje. Por supuesto, para hacer más cálido todo el frente pusimos vegetación en donde se podía y esta obra lo permitió, ya sea en el cantero al lado de la caja de la escalera, se cambiaron los árboles porque los anteriores tenían unas raíces muy feas que estaban levantando la vereda y rompiendo unos caños de agua. La vereda quedó preciosa, realmente” siguió explicando Cynthia.

“Y, también, para destacar está la continuidad en cuanto a eso de venir caminando por la senda pública y que se integre con el acceso a la sede, como que invita a entrar, está todo integrado. Yo quedé muy contenta con este trabajo que hicimos en SOECO y creo que alcanzamos y superamos las expectativas nuestras, y lo que hemos recibido en cuanto a devolución por parte del sindicato fue divina. Da gusto trabajar con gente que reconoce no sólo el trabajo bien hecho sino el esfuerzo que se hace, porque hay que estar detrás de todo durante todo el tiempo” analizó la profesional de la arquitectura, resaltando así algunos detalles que se presentan día a día.

“Comenzamos la obra en julio de 2021 y finalizó en febrero de 2022 porque habían quedado algunos detalles. Cuando arrancamos y se empezó a picar el revestimiento ya existente nos dimos cuenta que en la fachada no había sido colocado el hidrófugo, y eso fue lo que generaba tanta humedad en la parte interna. Así que hubo que picar hasta el ladrillo y volver a hacer un enchapado de hidrófugo, luego revocar y finalmente se colocó el revestimiento texturado, que también es hidrófugo”, dijo Cynthia.

“Pero ese proceso nos llevó más tiempo del que teníamos planeado, porque calculábamos que era una obra de dos o tres meses y terminó siendo de seis. Porque no sólo fue llegar hasta el ladrillo sino que también tenemos la altura, ya que en esta sede hay una altura de ocho metros. Entonces es un trabajo riesgoso, pero felizmente todo salió perfecto” terminó diciendo Cynthia Martínez, quien con su socia –la también arquitecta Mariana Ottonelli- llevaron a cabo este importante y gran trabajo que les encargó la dirigencia del SOECO, a quien también le agradeció profundamente por la “responsabilidad y seriedad con la que se manejan y administran, dando respuestas enseguida y soluciones a los inconvenientes que se pudieron presentar. Da gusto trabajar con dirigentes así”, afirmó.

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta